logo foro ibero-ideas
institucionalmisceláneaanunciosreseñasseminarioscontáctenos



Discusión sobre: "La historia de un contraconcepto: Latin America en los EE.UU.", de João Feres

 

elias "La historia de un contraconcepto: Latin America en los EE.UU.", de João Feres   2006-03-06 16:58:19.0
   Partiendo de la categoría desarrollada por Reinhart Koselleck de "contraconceptos" o "conceptos asimétricos", en este trabajo Feres analiza cómo fue definida América Latina en Estados Unidos en oposición a la propia cultura.

Joao Feres obtuvo su doctorado en historia en NYU y es actualmente  docente e investigador del Instituto Universitário de Pesquisas do Rio de Janeiro - IUPERJ

Respuestas

nlgoldman Comentario de Noemí Goldman al texto de João Feres Junior
2006-03-13 15:04:44.0
   

El texto de João Feres Junior sintetiza una interesante y bien documentada investigación sobre los usos del término Latin America en Estados Unidos, en base a un análisis de las oposiciones conceptuales asimétricas identificadas tanto en el lenguaje cotidiano como en los discursos de las ciencias sociales. Esta perspectiva se muestra fecunda en su intención de destacar la importancia de los contraconceptos en las relaciones de los grupos humanos, y en señalar el interés para los estudios de los lenguajes en centrarse no exclusivamente en un análisis de los conceptos socio-políticos clave. En este sentido, se comprueba la presencia recurrente y ampliada de los aspectos mítico y atrasado (cultural y temporal) de la construcción de la imagen de Latinoamérica en diversas producciones científicas norteamericanas.

Sin embargo, la constatación de esta recurrencia en las distintas teorías elaboradas por las ciencias sociales, no alcanza por sí misma para explicar la naturaleza de este tipo de construcción y suscita varios interrogantes. En primer lugar, nos preguntamos si se trata sólo de unas oposiciones asimétricas, o asimismo de la construcción de una diferencia, donde hay una relación de dominación pero también enfrentamientos y mutuas influencias, y que podría reproducirse en otra escala y en otros países. En este sentido, conviene recordar que esas oposiciones asimétricas forman parte de relaciones más amplias donde la comunicación, información y conocimiento no circularon en una sola dirección, y tuvieron a veces consecuencias paradójicas e inesperadas. Por ejemplo, el “descubrimiento” de aspectos de la cultura popular de México por los intelectuales, artistas y activistas norteamericanos en las décadas de 1920 y 1930. Cabe también pensar en el impacto sobre el lenguaje cotidiano de los estadounidenses de la masiva presencia de los hispanos, hoy primera minoría en Estados Unidos.

Por otra parte, la lectura del texto transmite una imagen homogénea, coherente y dicotómica -hasta el presente- de los estudios sobre Latin America que, sin embargo, en el campo historiográfico norteamericano viene siendo revisada en varias direcciones. Especialistas en América Latina de diversas disciplinas y una nueva generación de historiadores de las relaciones exteriores norteamericanas sugieren modos alternativos de conceptualizar  las “zonas de contacto” asimétricas del imperio norteamericano en los siglos XIX y XX en América Latina; así como los modos en que las relaciones internacionales modelaron recíprocamente una cultura imperial en Estados Unidos. Se trata de analizar la “naturaleza desigual del encuentro” de Estados Unidos con América Latina en las diversas interacciones sociales, culturales y discursivas (véase, por ejemplo, las provocativas antologías compiladas por Amy Kaplan y Donald Pease, The Cultures of United States Imperialism (Duke University Press, 1993), y Gilbert M. Joseph, Catherine LeGrand y Ricardo Salvatore, eds., Close Encouterns of Empire. Writing the Cultural History of U.S.-Latin American Relations (Duke University Press, 1998).

 

En definitiva, el texto de J. Feres Junior nos estimula a repensar la producción de los contraconceptos en los diversos lenguajes, pero cobra sentido en la medida en que nos plantea interrogantes sobre los alcances y límites de la reproducción de los esquemas conceptuales dicotómicos dentro de relaciones asimétricas más amplias.

 

 



pablovagliente Respuesta al texto de Joao Feres
2006-03-20 18:48:23.0
   Ha sido estimulante leer el trabajo de indagación de João; para quienes buceamos en la historia cultural y en uno de sus capítulos, la construcción de representaciones sociales anudadas a los conceptos que las vehiculizan, lo que nos presenta en torno a las relaciones discursivas sobre América Latina tal como han sido y siguen siendo elaboradas en EEUU. Quizás un problema que se le presenta metodológicamente al autor es que al delimitar el objeto como ?imagen de América Latina en EEUU? y procurar hacerlo anclando en el lenguaje cotidiano y el científico social, se hace necesario revisar muchas más fuentes para consolidar las interpretaciones que va ofreciendo en el texto. Por ejemplo, y esto lo señala acertadamente Noemí, la necesidad de ver diferentes lenguajes. Así, uno que se nutre indirectamente de marcos teóricos y tiene por objetivo alcanzar el consumo masivo es el de la cinematografía, y el impacto de Hollywood o del cine llamado ?independiente? norteamericano no es el mismo en los últimos veinte años (cuando se hizo tan visible el fenómeno del hispanismo, el debate de la multiculturalidad, etcétera), que la mención a los comics de los años 70?. Es verdad que a poco de andar Joao nos dice que su propósito principal es ver ?qué pasa con el concepto cuando se convierte en objeto de estudio de las ciencias sociales? . Pero en el tratamiento que va dando a los diferentes aportes teóricos que la academia norteamericana albergó me llama la atención el poco peso que le da a la visión impulsada por los teóricos de la dependencia. Probablemente tiene relación con una acogida muy desproporcionada que aquella tuvo en el conjunto institucional del Norte ?en comparación con las otras mencionadas-, por sus implicancias político-ideológicas y al haber sido concebida y desplegada en otros centros académicos y por intelectuales latinoamericanos de la periferia. Siguiendo esa huella, también siento la ausencia de otros debates que esta vez sí encontramos en un sector de las universidades estadounidenses. Me refiero a los aportes abigarrados que podemos etiquetar como ?poscolonialidad?, ?estudios subalternos?, estudios culturales latinoamericanos? -sin querer decir que todos apuntan al mismo campo y objeto. Las perspectivas que no sólo miran las tendencias del presente críticamente sino que recuperan parte de la memoria intelectual de autores latinoamericanos de los siglos XIX y XX ambién han generado intensos intercambios por parte de latinoamericanos y latinoamericanistas en centros intelectuales norteamericanos ?estoy pensando en nombres representativos como los de George Yúdice, John Beverly, Aníbal Quijano, Walter Mignolo, entre otros. Hay todo un debate muy interesante que se generó en los ?90 y todavía permea los ?academic business? ?por ejemplo, los encuentros promovidos en escenarios del tipo Congresos LASA. Toda esa estructura de eventos masivos con los intelectuales de las tres Américas debe haber generado cambios en la percepción de América Latina en las ciencias sociales en Estados Unidos. Es sólo una hipótesis, y seguramente quienes conocen muchísimo mejor que yo la situación universitaria en EEUU podrán aportar un comentario más pertinente. Pablo Vagliente

elias Respuesta de Joao Feres al comentario de Noemí Goldman
2006-04-03 19:45:41.0
   

Los argumentos planteados por Noemí Goldman en su comentario son todos muy pertinentes y bien articulados, y sirven para que yo pueda aclarar algunos puntos que talvez no estén claros en el texto original, pues ese comprime muchas ideas en un espacio muy corto. Goldman cuestiona lo que ve como una reducción del problema de la relación de los EEUU con sus vecinos continentales a las oposiciones asimétricas conceptuales, pues no habría solo eso allí, pero también “enfrentamientos y mutuas influencias”, “relaciones más amplias donde la comunicación, información y conocimiento no circularon en una sola dirección, y tuvieron a veces consecuencias paradójicas e inesperadas”. En general, su crítica apunta para los limites de los esquemas conceptuales dicotómicos, los cuales identifica en mi trabajo, en el estudio de las relaciones asimétricas mas amplias de los EEUU.

 

Primero necesito decir que mi trabajo si limita al estudio del concepto de Latin America en el ingles de los EEUU, y, por lo tanto, no alcanza los usos del concepto de América Latina en los países hispano-hablantes o mismo en Brasil. Ese último es sin duda un tópico muy interesante, pero dado el hecho que los hispano-hablantes no han sido hasta muy recientemente parte significante de la población norte-americana, es razonable limitarse la investigación a la comunidad política y social de los hablantes de la lengua inglesa y a los textos y discursos producidos por ellos.

 

Cuanto a la conceptualización dicotómica, eso es menos una construcción interpretativa de mi parte y mas propiamente un dato empírico revelado por la investigación. Lo mas importante aquí é notar que ella es muy presente no solo en el lenguaje común, donde ese tipo de imagines peyorativas del otro (en la forma de oposiciones conceptuales dicotómicas) es abundante en cualquier sociedad, mas también en los textos de la ciencia social de Latin America, los Latin American Studies, y continúan a ser reproducidas en los libros mas recientes y populares sobre el tema. Mientras tanto, no pretendo reducir toda la representación de los países y pueblos al sur del Rio Grande en EEUU a esas oposiciones asimétricas, pero si mostrar como esas oposiciones son centrales y semánticamente estructurales en la conceptualización de Latin America en el ingles estadounidense.  

 




Para escribir un comentario tienes que estar registrado al foro.
Ingresa con tu usuario y contraseña.

  Nombre de usuario:
  Password:
 
Si aún no eres usuario del foro reguístrate AQUI

© Foro ibero-ideas